viernes, 23 de noviembre de 2012

Aquí tengo el hilo que salva mi día





Un bramido, 
un grito,
 para no olvidarlo.













I

¿Cuántos de todos nosotros, pequeños seres de polvo, queremos, en verdad, esta vida?

Piénsenlo, en serio.

¿Habrá un porcentaje importante o, por el contrario, seremos una minoría?  Y, ¿si somos una "minoría", deberían subrayar nuestros derechos, así como lo hacen con los derechos de los indios, de los negros, de las mujeres y los niños?

Quizás, pensamos que todas las personas dibujan una aceptación de lo vivido en su rostro. O, pensamos que -al menos- lo intentan. Y, pues, nos conformamos con ese juicio.

Un día, rasgamos un poco aquel juicio improvisado; quizás todos aceptan -sí-, pero por necesidad lo hacen. Como en esos días de lluvia y humedad, en los que tenemos que frotar la mano contra el vidrio empañado del colectivo, para poder entender mínimamente en dónde estamos. Pedimos permiso al que está sentado a nuestro frente, sonreímos y quizás nos devuelven la mirada. Rasgamos la película de agua condensada e intentamos alejar del vidrio nuestro punto de vista,

"No se ve nada", nos mencionan.
"No, no se ve nada", respondemos.
Nos sonríen, quizás nos sonríen. Y bajan la mirada.

Y, una vez que creemos saber dónde estamos, calculamos en silencio y pensamos en bajarnos del colectivo luego de,
.
dos-
tres-
¡cuatro!,
.
paradas más.

Y, entonces, el pensar en tocar un timbre para que nos abran una puerta.

Nos acercamos al lugar indicado para el descenso y el único que grita es el timbre, atroz ironía: cuando por dentro todos gritando están en silencio, un timbre es el único que puede hablar.



II

Dentro de la caja de madera en la que guardo los utensilios para coser -hilos, agujas, telas, alfileres- también descansa una gran tijera de metal, que ocupa bastante espacio dentro la caja.

Cuando corto un retazo de tela con la gran tijera, el sonido que ella hace al morderlo se parece al graznido de un gorrión. Se asemeja al canto de un gorrión posado sobre la punta del corte.

Y, el retazo de tela se extiende hacia mi mano. Me envuelve su entramado de hilos. Somos pedacitos, trozos que algo o alguien, una vez, jugó a cortar. Soy un recorte irregular, de un ovillo deshilachado. Soy un gorrión sobre la punta del filo, soy el ave cantándole a los retazos. Soy un gorrión que se despide antes de volar.

Pero, ¡momento! Aquí tengo el hilo que salva mi día.
Tengo aquí al sol que da la luz por sobre la cual, trazo mi aguja.
Me enhebro en la luz del sol, clavo la punta sobre la cara lóbrega de la luna,
y vuelo hacia el otro lado de la tela.

-La vida son los detalles- me dijeron una vez, y lo creí.
La vida de todos aquellos que pensamos conocer, a veces esconden -como un eclipse- sombras impensadas. Detalles impensados. Cifras que niegan la ecuación.

Y, lo he aprendido, ahogado en las sombras.
Y, todo aquello que aprendo, lo grito para no olvidarlo,
¡Cualquier camino, en soledad, pesa el doble!

[Un bramido, un grito, para no olvidarlo.]

Soy un gorrión, sobre la punta de una tijera.
.
.
.

13 comentarios:

  1. Me gustó el pasaje del autobús... en la sociedad actual cada vez nos comunicamos menos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ahora pensé en Sandip y Nikhil, grandes cantores de verdades.
    Y en el Sol (ese arquetipo tan poderoso)
    esa luz salvadora, de la que ya hablaban esos 5 piantados, esa respuesta sin pregunta:

    Amor es todo lo que necesitamos.
    y lo hermoso y liberador es que está ahí: en las flores, en las sonrisas, en los detalles (en el canto de un gorrión)

    ResponderEliminar
  3. Invitación
    Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
    Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
    Fuerza, Alegría y Amizad.
    Ven acá, y deja un comentário, para YO, seguí en su blog con facilidad.

    Abrazos, del Brazil.

    www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar
  4. pequeños seres de polvo, me encanto , me hace acordar a Totoro

    ResponderEliminar
  5. Gorrión, tenés la libertad de elegir hasta dónde cortar.

    ResponderEliminar
  6. http://www.poemhunter.com/poem/the-aliens/

    Ése es para vos

    ResponderEliminar
  7. me encanta como escribis, "Nos acercamos al lugar indicado para el descenso y el único que grita es el timbre, atroz ironía: cuando por dentro todos gritando están en silencio, un timbre es el único que puede hablar." que buena frase, totalmente cierto.. en los colectivos se escucha un silencio demasiado raro..

    ResponderEliminar
  8. Me gusta le metáfota certera del remate final.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Historias que se cosen en la piel

    ResponderEliminar

Gracias por tanto, gracias por todo eso que habrá de venir