lunes, 17 de mayo de 2010

El otro día, cuando una vez nos abrazamos.



Los ojos se abren. Siempre se abren.

Un pie, dos pies. Las rodillas y los brazos – estoy entero – pensó. Un hedor a humedad, fluidos secándose, comida agrietada, se le colaba por el hocico. Entraba rasgando la mucosa de la fosa nasal, rehén de  una circunscripción nauseabunda, putrefacta, no era un ámbito en el que se reconociera. Sin embargo, a pesar de ese círculo pútrido, cerró los ojos nuevamente, es que el cansancio vence en batallas insospechadas. Los párpados le velaron la visión como un telón que baja su terciopelo frente a un equívoco en el medio de la función.

-No, levantate – se ordenó a sí mismo.

De un salto sacó las piernas del cobijo de la frazada azulada, inmensa, que se extendía con comodidad por toda la cama. Ya sin refugio en la piel, apretó los dedos de los pies contra la losa gélida. El frío se transmitió vertiginosamente a través de su cuerpo. Cuando el congelamiento le llegó a los muslos comenzó a prolongar el ancho de sus pasos, trotó unos segundos que le parecieron eternos, la casa de Mariel era bastante grande. Antes de llegar al baño, la temperatura de su carne había bajado unos cuantos grados.

Meó de parado, sosteniéndose con una mano del botón de la mochila del inodoro y la otra apoyada en un barral blanco que estaba a su costado. El aliento gélido de los azulejos del baño le entumecía el pecho, su lengua comenzaba a escarcharse. Desnudo en un baño tan grande, tan helado.

 – No puede hacer tanto frío en esta casa de mierda

Tiró la cadena antes de que las últimas gotas salieran de su cuerpo, quería escaparse de allí. Pero algo lo contuvo, como un trance macabro, como un rito fétido, la nausea infecta de Mariel finalmente le había contaminado su sangre.  Mantuvo presionado el botón un instante eterno, con los ojos fijos en el líquido amarillo, su líquido amarillo, que se mezclaba a zarpazos con el agua nueva que entraba en la taza del sanitario. Ensuciándose, limpiándose, manchándose.

El caudal acuoso fregaba las márgenes de la taza, las vetas de lo que él había sido, de lo que él hubo y habría de ser. La potencia del caudal empujaba por el sifón a su calor y lo pateaba a la cloaca, lo acomodaba junto a todo eso, bien cerca de lo que no quiere verse jamás.

- Qué hacés ahí – preguntó ella, sonriendo

- Nada, estaba meando - le respondió . – Los ojos se abren. Siempre se abren - pensó, otra vez.

34 comentarios:

  1. Meriel siempre me suena a esa canción... "y así mariel murió"
    lo abyecto en el texto se me mezcló en un ciclo personal de lecturas abyectas, performances y desnudos frente a desconocidos.
    sonreí al ver que todo eso se acumulaba en mi cabeza.
    a seguir escribiendo mientras los ojos se abran, xaj.

    (salto el charco pronto, no lo olvide)

    ResponderEliminar
  2. Qué lindo volver a leerlo!
    Me gustó la frase... aunque es decepcionante muchas veces cuando abrimos los ojos, lo bueno es no quedarse dormidos para siempre.

    ResponderEliminar
  3. que le vamos a hacer...
    un post sobre una meada.
    (amerita un escrito cuando ese liquidito cotidiano se lo lleva la cloaca con cuántos átomos nuestros, ¿Cuántas células humanas de nosotros se nos pierden a diario?... me estaré poniendo un poco escatologica tal vez. pero amerita, a veces, hablar de lo perdido, como algo asqueroso que no volveremos a ver ;) ...)

    saludos Xaj Saj Aj Puaj! jajaja :P
    (ud entiende) jaja

    ResponderEliminar
  4. El rock del toilette. Podria ser el nombre de una canción de Pappo ja. Y que bueno eso de darse cuenta de ente propio!
    Mariel es rockera tambien. Como Xaj!

    ResponderEliminar
  5. Lo dijo Aristoteles, lo confirmo Platon, la ultima gota queda en el pantalon... Saludos Bestia

    ResponderEliminar
  6. .
    Siempre se abren
    Pero qué ven,
    y qué miran?

    No se trata a veces de ver, o de abrir los ojos, sino de lo inevitable de la perspectiva.

    La iluminación, la disposición en el espacio, la subjetividad misma de la percepción como tal, se combinan.
    Y aunque el momento la juegue inobjetable, un aquí y ahora indiscutido, siempre vas a poder hacer mil cuadros de una misma escena.

    Me gustó mucho cómo transmitis el rechazo del personaje, leerlo y casi sentir el piso frío y ajeno, apelar a lo nauseabundo, la necesidad de fuga.

    .

    bien pibe,

    pero no hace falta que te lo diga

    .

    ResponderEliminar
  7. jojojo, impresionante: una meada romántica!

    Muxuk, increíble Xaj!

    ResponderEliminar
  8. jaja muy bien las Niñas, me hacen reir y Xaj como siempre tan dulce, me hace creer en ciertas cosas que no existen...pero que hacen falta!!!

    ResponderEliminar
  9. No es cualquier meada... esta es una de altura...

    Besos Xaj...

    ResponderEliminar
  10. Prosa filosa, pero degustable, por cierto.

    :)

    ResponderEliminar
  11. qué buen texto xaj! ne copó mal!

    abraxo!

    ResponderEliminar
  12. Que bueno, mientras iba leyendo, me recordaba a mi, saliendo de la cama para ir al laburo...Como cuesta! y aseguro que cuesta doblemente cuando tenes alguien durmiendo al lado.

    buenisimo!

    saludetes

    ResponderEliminar
  13. los ojos se abren, siempre se abren.


    JA! yo quiero tantas cosas..

    ResponderEliminar
  14. xaj, la verdad que me impresionas, es decir, quién lo hubiera imaginado, un texto tan gráfico, tan profundo
    acerca de como meas?

    jajajajajaja no bueno, no me quede en lo superficial, se entiende (o yo entiendo, no se que es verdad en realidad) que fue luego de una noche larga (o corta) con la chica sonriente, no?

    tu mail me sorprendió en serio (salvo por la parte que no volviste a contestar ja)

    un saludito, revolucionario

    ResponderEliminar
  15. Hoy pasaste a ser mis lecturas antes de dormir.

    ResponderEliminar
  16. ahhh qué feo que es levantarse!!!
    Lo peor es pensar en lo todo lo que tengo que hacer en el día: así, un día parece en una eternidad.

    ResponderEliminar
  17. viste, es curioso pero muchas de nuestras grandes reflexiones se nos dan mientras estamos meando o cagando en el baño jaja es un momento de iluminacion aquel en presencia del inhodoro! Amen! jaja

    ResponderEliminar
  18. Vernos reflejados en lo más desechable de nosotros, dejar que corrientes nuevas lo saquen de circulación y nos invada después una sensación de alivio en plena incomodidad.
    Es un placer volver a leerlo, señor Xaj. Extrañaba estos rincones!
    Saluditos

    ResponderEliminar
  19. Qué genial descripta tan genial escena.

    ResponderEliminar
  20. ... siempre se abren, como despues de un sueño, un verdadero trance se pegó el flaco meando...

    Ahi se ve, en el espejo, señor.

    Chespi

    ResponderEliminar
  21. ... siempre se abren, como despues de un sueño, un verdadero trance se pegó el flaco meando...

    Ahi se ve, en el espejo, señor.

    Chespi

    ResponderEliminar
  22. Gracias por tus palabras.
    No te puedo explicar el miedo machazo que tengo.

    ResponderEliminar
  23. Muy buen blog. =) yo estoy amateur en este tema, pero va queriendo

    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Yo si te leo.....bueno, te leia. He vuelto con tantos cambios, un porcentaje que ya no reconocerias. Tengo una nueva propuesta, seguro aqui volvere....pero sin que lo notes para que el titulo guarde vigencia hermano. Saludos

    ResponderEliminar
  25. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  26. Trolo, la canción no era esa era "What is and what sould never be" de Led Zeppelin...

    la próxima consultame eu!

    debo irme, mi planeta me necesita...

    ResponderEliminar
  27. que texto nosé,raro jajaja.
    saludos

    ResponderEliminar
  28. esto es lo bueno de escribir
    podes hacer del momento mas comun y bizarro
    una obra de arte jaja
    muy bueno
    saludos para ti tambien

    ResponderEliminar
  29. bueno.. aver si qkeres ayudarmeç
    soy medio cuelge para estas cosas del blog.. ocmo se hace para poner al costado de la pagina imagenes? jaja espero tu respuesta :)

    ResponderEliminar
  30. Huu , hacia banda que no pasaba por aca... siempre bueno lo tuyo ehh..

    Nos leemos :)


    besiitos

    ResponderEliminar

Gracias por tanto, gracias por todo eso que habrá de venir