jueves, 30 de julio de 2009

El mambo de la adición con suma cero

Libre--> http://www.youtube.com/watch?v=6tuPBrSl9Nw

La línea a foja cero, siempre es tan delgada, que no la vemos debajo de la zapatilla. La noche, a veces, es larga y sin estrellas. El desarrollo de la historia es implacable y la nuestra se baña en nafta diesel. El aplauso sin ahogo, del rivotril barato, la fantochada del alférez del susto cortado.

“I'm free, to be whatever I”

Oír el himno de la media naranja, hecha jugo. Ese instante de bardo oblicuo, ese soplo ácido que sucede de a ratitos, la metamorfosis sin aviso del cambio de piel, de mujer y lentes a nena y sueños, delay de percheros de caoba rebosantes de trapos azules y negros de laburo. Hasta que casillero vas a manguear espectros, bella durmiente con despertador de celular.

“Get a grip on yourself”

Quien irá a desenredarte de las sábanas de la cama que desarmaste con tanto apetito. Me guardo un poco de vos, si. Sólo resta hacer lugar, en el cajón del ser, amontonando despojos contra el vértice derecho, picándole lugar a lo que viene.

“But now it´s all gone, and you know it's no fun”

Ese impulso a guardarte algo de cada muchachita: un primer beso, la despedida de una princesa; la venia materna de la pibita; los anteojos de la jovata; el vestido por las rodillas en el parque y la última curtida que supiste jugar en casa ajena. No hay adición en este mambo, se restan los retazos, se muerden entre sí, juntan polvo y sólo hacen más denso al cajón.

40 comentarios:

  1. Buscar nuevos cajones... fletar los las cosas que guardamos y sabemos que no vamos a volver a usar... limpiar lo viejo...

    Y abrigarse que hace frío...
    Nada más...

    ResponderEliminar
  2. o abrir cajones con la llave del tuerto, que piensa encontrar lo que guardo cuando tenia los dos ojos.

    y tantas cosas.

    ResponderEliminar
  3. Juntamos todo, lo aprendimos esa mamá que guardaba tanta porquería para ver si los nenes los necesitaban para la maestra de manualidades... y no, nunca usamos las latas, los corchos y los telgopoles... y no vamos a usar tampoco lo que no nos animamos a tirar.

    Así, densos, como el cajón de mamá.

    Abrazo, nene.

    ResponderEliminar
  4. Hay que andar mas liviano, pero cuidandose del frio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. guardemos lo que se pueda de los que nos dejan, pero lo mejor es que esta en ese cajon.
    besooo

    ResponderEliminar
  6. Alguna vez no sperdemos en ese cambalche de recuerdos.
    Un abrazo, Xaj.

    ResponderEliminar
  7. pero asi es... como dijiste hay que hacer ese lugar en el cajòn... hay que tener que ponerse... y hay que abrigarse, algunas veces con mas suerte que otras.. si, de pronto toca el saco apolillado pero bueno, vale todo acà eh...?


    besos Xaj,

    Vero.

    ResponderEliminar
  8. Para qué guardar tanta cosa si la mitad casi siempre termina apolillado...

    Mejor tirar y dejar el lugar para lo nuevo.

    Buen finde Xajito ;)


    Muá!

    ResponderEliminar
  9. pff, mejor ni hablo de mis cajones..

    Una percepcion: "un cajon lleno de esas cosas, llena un vacio de otro lado, y no solamente un cajon"...

    Abrazo loco

    Chespi

    ResponderEliminar
  10. Xaj

    No son muchos los hombres, que atesoren recuerditos de las mujeres que han amado. Me gusta esa fase.

    Un abrazo

    Te dejo algunas sugerencias para lecturas de Tzvetan Todorov; pero puedes encontrar muchas más; es un hombre de profusa escritura. Además, en tu país hay mayor variedad de oferta literaria, me parece; acá la mayoría de estos solo se consiguen importados

    1. "Los abusos de la memoria"
    2. "El miedos a los bárbaros, más allá del choque de civilizaciones"
    3. "Elogio de lo cotidiano"

    ResponderEliminar
  11. no está tan mal andar quedándose cosas... he aprendido a hacerlo y por suerte ya lo he olvidado... cuestiones de la necesidad supongo

    ResponderEliminar
  12. Me gusta tu blog =) esta bueno como conjugas las cosas...

    Lamento no tener nada inteligente para decir a las 4 10 am de un jueves...

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. .

    sera que seguimos siendo lo que hacemos con lo que hicieron de nosotros?

    .

    lo recurrente guarda sus vueltas, como decir, su sabor
    para lo previsible estan los fraudes politicos, las noticias, las reglas, tan parecidos, como las ganas de romperlas

    ojo con esos trofeos, que cuando uno se pudre te apesta el cajon. me pregunto si los recuerdos fueran biodegradables, como seria mi flor. si la suerte del himno de media naranja, no es escapar de ser jugo de dos.

    la coleccion de pasados burla el instinto de clasficacion, superpuestos se asemejan a un surrealismo extraño, en el que los sentidos florecen, y lo desagradable y lo placido deciden por vos.

    por lo pronto, yo trato, y si esta vez no fue dificil, de guardarme un lindo retazo, de lo diferente, lo sensato,
    quizas acaso asi crezcamos, o tan solo, como si fuera necesario, aprendamos a querernos, un poco mejor.

    hubo una vez una noche sin luna. hubo una noche, que me extrañe del sol.

    cibersaludos xaj.

    (nota al pie). nunca me hagas caso, por favor.

    ResponderEliminar
  14. Quién no tiene cajones atiborrados?

    Y Oasis, siempre es un placer.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Debo confesar que había música que no escuchaba sólo porque era 'nuestra', no mía y saber que tengo la mala costumbre de siempre acordarme lo mejor de cada uno y digo mala, porque cuando ese recuerdo no ayuda, entonces mejor pasar un plumero, despojarse de todo (ropa sucia afuera!), subir la cabeza y a empezar de cero. Cuántas veces nos tocará empezar de cero en la vida, no? Igual, es un riesgo que pienso tomar.

    ResponderEliminar
  16. Relajate. Una posibilidad es que abras el cajón y te asombres de cosas que guardaste, las cuales ya ni recordabas. O mejor aun, ni acordarte porque las guardaste.
    Vale pasar el plumero de vez en cuando para barrer el polvo.

    ResponderEliminar
  17. Hasta que llega el día en que, cansados, ponemos orden, sacamos polvo, y dejamos lugar para otras bienvenidas.

    Abrazo grande, Xaj.

    ResponderEliminar
  18. Siempre me gusta guardarme pequeñitas cosas que me recuerden a momentos o personas importantes. Los retazos no permanecen juntos, sino que cada uno ocupa un recoveco destinado al azar.
    No suman, es cierto, pero despiertan sentimientos y recuerdos casi siempre lindos, por más que no se encuentre hoy todo eso tan especial del ayer.

    Saludos, Xaj!

    ResponderEliminar
  19. habrá que cambiar el mambo de las sumas por un rock con gustito a less y more.
    y habrá que interrogar a los despojos para recuperar los trozos de ser que siempre quedan desparramados después de las batallas.
    y sí, nene, y sí.

    ResponderEliminar
  20. guadar en el cajón si...
    vivir en el cajón...no!

    un placer leerlo, como siempre estimado Xaj.

    ResponderEliminar
  21. Yo siempre guardo algo de todo el mundo, pero en forma de recuerdos, no de cosas en un cajón...

    Muxuk, Xaj!

    ResponderEliminar
  22. "...No hay adición en este mambo, se restan los retazos, se muerden entre sí, juntan polvo y sólo hacen más denso al cajón..." adoro esas palabras q encuentra para decir...adoro como transforma eso q duele en poesia, brillante amigo!

    ResponderEliminar
  23. 'Ese impulso de guardarte algo'... me pasa tan seguido.

    ResponderEliminar
  24. habrá que tener cuidado cuando se desea cambiar de piel. el cambio puede llevarse un corazón, una tiara, un par de ojos.
    cui da do.

    ResponderEliminar
  25. Las despedidas son esos dolores dulces...

    ResponderEliminar
  26. Creo que has comprendido exactamente qué es esa especie de bienvenida...

    Oasis me recuerda a mi infancia, son recuerdos bonitos...

    Un beso

    ResponderEliminar
  27. te voy a tener que seguir leyendo
    saludos :)

    ResponderEliminar
  28. Las matemáticas y el amor no conjugan.

    Saluditos

    ResponderEliminar
  29. Para qué almacenar "cajones" con tantas "ellas"!...

    "the one that saves me"...

    Oasis/Wonderwall.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. volvi :)
    gracias por acordarse de mi !

    ResponderEliminar
  31. hacia mucho que no andaba por aqui,te soy sincera.Un poco por vagancia propia y otro poco por la vida que te lleva para otro lado.
    me gusto mucho este texto...besote

    ResponderEliminar
  32. No hay que dejar que el cajón pese, sería lo peor...

    ResponderEliminar
  33. leí tu post en decisiones al filo, decía "infinito, alto, cada vez más alto". vuelta por el universo. me gusta encontrar camaradas con los que hay un gusto musical.

    abrazo.


    bienvenido a posmópolis.

    ResponderEliminar
  34. es una injusticia que postees una sola vez por semana.

    ResponderEliminar
  35. entré por que decia que nadie lee y me dió penita...
    pero veo que lo leen
    Me manda tu espalda?

    ResponderEliminar

Gracias por tanto, gracias por todo eso que habrá de venir